Navidades sin estrés: 10 errores comunes en la compra de regalos

Estamos llegando a finales de Noviembre y las ventas de navidad ya están en pleno apogeo. Para los más precavidos, también es la época en la que se empieza a pensar en la compra de regalos, o más concretamente, ¿cómo voy a conseguir comprar todo lo que quiero regalar y  empezar el 2014 con un poco de dinero en el bolsillo?

Si este es tu caso, no te desesperes. La verdad es que mucho del gasto excesivo durante este periodo se debe a que abandonamos nuestras buenas costumbres de consumo al ver tantas ofertas y hacer las compras en el último momento.

A continuación, encontraréis una lista con los principales errores que cometemos en la compra de regalos en estas fechas. Evítalos y llegarás a Año Nuevo con menos estrés y algo más de dinero en la cuenta. Encuentra aquí consejos sobre cómo crear un presupuesto anual.

Falta de antelación y planificación en la compra de regalos

Si pudiese dar solo un consejo sobre el tema de la compra de regalos, sería: haz cualquier compra de regalos con mucha antelación y planificación. Antes de entrar en una tienda o comprar en una página online, anota en un papel o dónde te sea más cómodo 3 cosas:

  • Toda la gente a quien les vas a comprar un regalo
  • Qué quieres comprar para ellos
  • Cuánto quieres gastar en cada persona

De lo contrario, es más probable que te olvides de alguien, entres en pánico, y gastes mucho más dinero en el último minuto.

Falta de presupuesto

Decide de antemano un presupuesto razonable, tanto global, como para cada persona. Los expertos sugieren limitar los gastos a no más de 1.5% del sueldo neto anual  (mas información aquí.) que se pueden dividir entre las personas en tu lista. ¿No te parece suficiente? Combina tus fuerzas con un amigo o familiar y comprad los regalos juntos.

Saltar la investigación

Una vez que tengas una idea de los regalos que quieres comprar, es hora de empezar la investigación. Esto se hace mejor por internet – es más rápido y hay menos tentación de compras impulsivas – mirando a los regalos y comparando los precios en varias tiendas online.

Cuando comparas precios, asegúrate siempre que estás comparando manzanas con manzanas (los mismos modelos de ropa o electrónica) y no te olvides de revisar las ofertas y promociones que muestran las tiendas para así escoger la mejor opción que se adapte a tu presupuesto.

Personalmente, creo que una buena estrategia es ir primero a las tiendas reales (centros comerciales, etc.) para concretar lo que pienso comprar y al mismo tiempo poder ver físicamente el producto, anotar los detalles de los regalos y desde ahí mirar por Internet si hay precios más competitivos. Una advertencia, si eres de los que no puede resistir comprar cuando va a centros comerciales y tiendas, este sistema no te conviene.

Comprar para ti mismo

Te suenan estas dos frases:

¿Ya que estoy comprando los regalos, porqué no me compro yo algo?

¡Qué bonito! ¿Y si me compro uno para mí también?

Es normal que cuando estamos comprando para los demás, veamos cosas que nos gusten, pero muy fácilmente pueden romper las metas que teníamos marcadas en nuestro presupuesto.

Es aconsejable separar las dos compras. Primero compra las cosas para los demás y anota donde hubo algo que te gustó. Una vez terminadas las primeras compras, mira lo que anotaste y pregúntate:

1. ¿Realmente lo necesito?

2. ¿Puedo permitírmelo (presupuesto)?

3. ¿Me lo compraría si no estuviese rebajado?

Si tu respuesta es “no” a cualquiera de estas preguntas, hazte un favor y no lo compres. Recuerda, las rebajas y el sentido de urgencia (y más importante la ganga) son parte de la estrategia de compras impulsivas que los negocios fomentan en este periodo. Lucha contra ello, ya que hoy en día, teniendo Internet, donde se consigue todo de varios sitios, es mejor tomarse el tiempo de reflexionar que tener el remordimiento de haberte comprado algo que no necesitabas.

Pagar el envío

El envío gratis en los pedidos ha sido una tendencia general durante esta época en muchas tiendas online, y este año no será diferente. Cuando comparas los precios de regalos online, siempre fíjate por si te ofrecen el envío gratis.

Hacer suposiciones

Esto es un síntoma de las rebajas. En esta época hay tantas campañas publicitarias que podemos terminar pensando que todo lo que vemos en las rebajas es una gran ventaja. No hagas suposiciones, compruébalo con la investigación.

Perder el recibo

Aunque hayamos hecho nuestras investigaciones, siempre cabe la posibilidad de que encuentres un regalo más barato después haber hecho tus compras.

Para evitar problemas, asegúrate de que las tiendas donde compras los regalos tengan una generosa política de devolución, nunca sabes cuando la necesitarás.

No tener en cuenta los gastos extra

Cuando estamos haciendo el presupuesto, dos cosas que se nos pueden escapar es la envoltura y el envío. Si no están incluidas en el precio del regalo podían llegar a unos 7€ más. Pero si lo multiplicas por 15 regalos, ya estas gastando más de 100€.

Usar una tarjeta de crédito

Mientras utilizar una tarjeta de crédito para las compras en si no es malo, para llevar un buen presupuesto es importante pagar el saldo a tiempo y en su totalidad.

El problema es que al no tener que pagar en el momento, la tentación es gastar más de lo que se debería. Si sabes de antemano que no podrás controlarte a la hora de comprar con la tarjeta de crédito, utiliza la tarjeta de débito o paga en efectivo, te ayudará a mantener el presupuesto.

Comprar todo en el último momento

Ten esto en cuenta por encima de todo. Primero, cuando se compra así, normalmente no se puede pedir por internet porque los regalos no llegarán a tiempo. Eso deja las tiendas y centros comerciales como tu único recurso. Pero ten en cuenta que a menudo se gasta demasiado porque al no poder comparar precios, y bajo la presión psicológica del tiempo y estar rodeado de otra mucha gente en la misma situación, la tendencia es de hacer compras apresuradas y mal pensadas.

Evita estos errores en la compra de regalos y con suerte pasarás unas vacaciones menos estresantes.